La ciudad de los Nictálopes


Wrixka, vive en una ciudad viviente que la provee de todo lo necesario, le soluciona todos sus problemas e incluso toma decisiones por ella; una mañana descubre que le han crecido alas y que su permanencia en la ciudad está en peligro. Si no quiere que la expulsen, tiene que ocultarlas hasta encontrar una solución. Este imaginativo y emocionante relato muestra cómo la tranquilidad y la comodidad no son siempre sinónimos de felicidad y que esta se consigue con amor, decisión y coraje.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi corazón a veces salta como un sapo

Rutsí, el espíritu de la selva