El abrigo verde


La madre de Fredrika le compra el mismo abrigo verde que lleva puesto otra niña llamada Madeleine Strand para que su hija a la que considera un desastre se parezca más a ésta. Curiosamente, Britt una compañera de clase con problemas de autoestima y de relación con los demás, aparecerá con otro abrigo verde idéntico al de Fredrika,  ya que la admira mucho y desea parecerse lo más posible a ella.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi corazón a veces salta como un sapo

Rutsí, el espíritu de la selva