Educar la inteligencia emocional en el aula

Esta obra tiene en cuenta tres perspectivas: la autorreflexión sobre la práctica educativa con respecto al desarrollo emocional, la integración de las prácticas educativas adecuadas para el desarrollo de las capacidades de armonización cognitivo-emocionales y el entrenamiento emocional mediante un programa diseñado al efecto e integrado en el currículo ordinario.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rutsí, el espíritu de la selva

Mi corazón a veces salta como un sapo