Cuando el trabajo se acaba

El trabajo se convierte en un bien escaso y tanto más preciado cuanto que sin él parece imposible vivir. Sin trabajo se pierden la identidad y la razón de existir. Quien no trabaja se siente excluido. El paso de una sociedad basada en el trabajo a otra en la que habrá de abundar la desocupación es una tragedia que parece anunciar un horizonte insoportable. Ya vemos un periodo doloroso e inestable, sobre todo para los más jóvenes, situados en la frontera del antiguo orden y de un imaginable desorden. De este dolor y de esta esperanza trata este libro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi corazón a veces salta como un sapo

Rutsí, el espíritu de la selva