El centinela solitario

Erik no ha informado de la muerte de su padre y se ha hecho cargo, él solo del Centinela Solitario, el puesto desde donde se protege el biosote, alimento indispensable para unos extraterrestres, los helgatitas. La coloia terrícola del planeta Azur cuida el biosote a cambio de protección por parte de los helgatitas.  Dos forasteras, Willa y Augusta llegan donde Erick y le ayudan a sortear los peligros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Rutsí, el espíritu de la selva

Mi corazón a veces salta como un sapo